domingo, 3 de agosto de 2008

La ignorancia genera muerte

ACUERDO INEDITO EN AMERICA LATINA Y EL CARIBE PARA PROMOVER LA EDUCACION SEXUAL
“La ignorancia genera muerte”
Los ministros de Educación y Salud de 29 países latinoamericanos y del Caribe, entre ellos Argentina, firmaron en México un compromiso histórico para promover en cada país la educación sexual desde la infancia como herramienta clave contra el sida.

Por Mariana Carbajal

Desde México DF
La ignorancia genera muerte. Con esa idea central, 29 países latinoamericanos y del Caribe –entre ellos Argentina– firmaron ayer aquí un histórico acuerdo: se comprometieron a promover la educación sexual integral basada en los derechos humanos desde la infancia como herramienta estratégica clave para luchar contra la epidemia de sida. Se consensuó, entre otros temas, que en los programas se debe enseñar como medida de prevención el uso del preservativo en forma correcta y consistente.
La declaración fue suscripta como cierre de la primera reunión de ministros de Educación y Salud para detener el VIH en el continente que se realizó ayer en esta ciudad, en el marco de las actividades previas al inicio de la XVII Conferencia Internacional de Sida que empieza mañana. Se definieron metas: en siete años, cada país tendrá que haber reducido en un 75 por ciento las brechas en el número de escuelas que actualmente no han institucionalizado programas de ese tipo y en 50 por ciento la brecha en adolescentes y jóvenes que hoy carecen de cobertura de servicios de salud “para atender apropiadamente sus necesidades de salud sexual y reproductiva”. Argentina estuvo representada por el viceministro de Educación, Alberto Sileoni, quien en diálogo con PáginaI12 evaluó que el “gran desafío” para el país es que los contenidos básicos curriculares sobre educación sexual recientemente aprobados por todas las provincias “se lleven efectivamente a las aulas”. “Argentina hizo un gran camino pero todavía falta mucho”, admitió el viceministro.
La primera reunión de ministros de Educación y Salud para frenar el VIH y las infecciones de transmisión sexual en Latinoamérica y el Caribe fue convocada por el gobierno anfitrión junto con distintas agencias de Naciones Unidas. Se realizó ayer en la Cancillería. La ministra de Educación Pública mexicana, Josefina Vázquez Mota, abrió el encuentro y llamó a no minimizar la discriminación contra las personas con VIH-sida y consideró que es “urgente una agenda de prevención para salvar millones de vidas”. Los directores ejecutivos de Onusida, Peter Piot, y del Fondo de Población de la ONU, Thoraya Ahmed Obaid, participaron de la inauguración.
El día anterior, equipos técnicos de los 29 países de Latinoamérica y el Caribe presentes avanzaron en el borrador de la declaración final, que ayer fue afinada y suscripta como broche de oro. Estados Unidos y Canadá participaron como observadores. Uno de los expositores invitados fue el investigador norteamericano Douglas Kirby, reconocido internacionalmente como autor de una treintena de estudios sobre la conducta sexual de adolescentes y la efectividad de programas de educación sexual aplicados en diversos contextos.
La necesidad de una relación “sinérgica” entre las áreas de Salud y Educación para consensuar políticas de prevención entre los adolescentes y los jóvenes fue uno de los acuerdos alcanzados. Hubo otros de gran importancia:
- Se deben promover programas de educación sexual integral basados en la evidencia científica. En ese sentido, se dejó en claro que se debe incluir la enseñanza de medidas de prevención de VIH como el uso del condón masculino y femenino en forma correcta y consistente. Y no la abstinencia sexual como eje principal. Además, se enfatizó que una educación de esa naturaleza “no acelera el inicio de la vida sexual ni la frecuencia de las relaciones” y, en cambio, “promueve la autonomía individual para decidir el momento” del debut, de acuerdo con múltiples investigaciones.
- Los programas deben tener una “perspectiva amplia que, en el marco de los derechos humanos, incluya aspectos biológicos, éticos, afectivos, sociales, culturales, de género y sobre la diversidad de orientaciones e identidades sexuales, que generen asimismo el respeto de las diferencias y rechacen toda forma de discriminación”.
- Los países deben asegurar que los servicios de salud brinden a las y los adolescentes y jóvenes que lo requieran acceso efectivo a consejería y pruebas de detección de infecciones de transmisión sexual (ITS) y VIH; atención integral de ITS; condones y educación sobre su uso correcto y consistente; orientación sobre decisiones reproductivas, incluyendo a personas con VIH, así como el tratamiento para el uso problemático de drogas y alcohol.
En Argentina, estos ejes están contemplados en los contenidos básicos curriculares de educación sexual elaborados desde el Ministerio de Educación de la Nación y aprobados recientemente por todas las provincias. En la reunión de ministros se escucharon voces muy resistentes a esa perspectiva de países como Jamaica y Belice, donde la homosexualidad está penalizada. También Nicaragua puso objeciones. Finalmente, todos firmaron. “Las metas planeadas están bastante cumplidas en la Argentina. La mitad de países de Latinoamérica y el Caribe no tienen legislación sobre educación sexual y salud sexual y reproductiva. Nuestro país está dentro del otro 50 por ciento. Nuestro compromiso es lograr que en la soledad de todas las aulas del país se imparta educación sexual”, destacó Sileoni, al ser consultado por PáginaI12 al finalizar el encuentro, ayer por la tarde.
“La ignorancia genera muerte. El conocimiento, la información, emancipa, para que cada uno conduzca sus actos de acuerdo a su voluntad”, consideró el viceministro en relación a las herramientas que pueden adquirir adolescentes y jóvenes al recibir educación sexual integral. No sólo para prevenir el VIH. “Para nosotros es tal vez más grave el problema de embarazo en chicas menores de 18 años.” En ese sentido, reveló que un estudio realizado entre madres jóvenes del país encontró que casi 9 de cada 10 son a su vez hijas de mujeres que también se embarazaron antes de esa edad. “Hay que cortar con ese círculo. El 47 por ciento de esas chicas iba a la escuela, pero de ellas, el 95 la dejó con el embarazo”, subrayó el ministro.
La educación sexual
En la apertura de la cumbre de ministros de Salud y Educación, la directora ejecutiva del Fondo de Población de Naciones Unidas, Thoraya Obaid, señaló que la “educación sexual no sólo mejora la calidad de la educación, sino que también promueve la igualdad de género, mejora la salud materna e infantil y nos acerca al logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y del acceso universal a la salud reproductiva y la prevención del VIH”. Según el último informe de Onusida, conocido esta semana, sólo el 40 por ciento de los varones y el 38 por ciento de las mujeres, entre 15 y 24 años de edad, tenía información sobre VIH y cómo protegerse ante el virus.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-108924-2008-08-02.html

FECHA: 2/AGOSTO/2008
Enviado por el amigo Carlos Iñón